Publicado: 14 de Noviembre de 2017 a las 12:21

Se ofrecen directamente con las lentes graduadas ya montadas (integradas a la montura). No tienen en cuenta la diferencia de graduación entre un ojo y otro, los astigmatismos o los problemas de convergencia de los ojos. Además de estas consideraciones, el problema que se plantea es que el usuario deja de realizarse un examen visual necesario y obligado por parte de un especialista sin tener en consideración que una visión eficaz sólo se puede conseguir con unas gafas bien adaptadas, equipadas de lentes de calidad con su centraje adecuado y dotadas de la graduación necesaria para cada ojo, según las características el problema visual del sujeto y de acuerdo con sus necesidades visuales.