El ACÚFENO es una sensación auditiva espontánea que se presenta en ausencia de una señal acústica demostrable que la provoque. Los pacientes que lo padecen lo describen como “zumbidos” o “pitidos”. El proceso que desarrolla el acúfeno desde su génesis hasta su percepción atraviesa diferentes fases. Una alteración en cualquiera de estas fases puede desarrollar el acúfeno y la mayoría, el 90 % de los casos se han desarrollado con disfunciones cocleares. Los pacientes con un gran componente de ansiedad o estrés son más susceptibles a desarrollar acúfeno o empeorar uno previo. 

  • Prevención del acúfeno: Prevención de la hipoacusia con tratamiento precoz de la enfermedad inflamatoria e infecciosa, especial cuidado de ORL en la extracción de tapones de cerumen al utilizar agua a presión.

  • Tratamiento etiológico:

    • Procesos de oído externo: El tapón de cerumen es una de las causas más frecuentes de aparición de acúfenos. En la mayoría de los casos la extracción del mismo resuelve la sensación de presión aural, la hipoacusia y el acúfeno.

    • Proceso de oído medio: La otoesclerosis y los procesos inflamatorio – infecciosos del oído medio, pueden desarrollar un acúfeno. En algunos casos después del tratamiento el acúfeno permanece, si tiene un componente asociado al sistema nervioso central.

    • Procesos del oído interno: La ototoxidad y la enfermedad de Meniere pueden desencadenar acúfenos.

    • Enfermedad del sistema nervioso central: El tratamiento de la enfermedad central responsable del acúfeno es en ocasiones efectivo en cuanto a la reducción de la molestia, pero suele tener peor pronóstico dada la multitud de elementos alterados.

    • Procesos de la articulación temporomandibular: Desempeña un papel muy importante en la generación de algunos acúfenos. Además de los chasquidos o las alteraciones musculares de grupos cercanos, se ha descrito una asociación entre las fibras somatosensoriales de la zona cervical y la articulación temporomandibular con los núcleos cocleares.

  • Tratamiento sintomático:

    • Farmacológico: Estimulantes del sistema nervioso central, anestésicos, antidepresivos, anticonvulsionantes; son algunos de los fármacos utilizados según la etiología del acúfeno.

    • Quirúrgico: Cirugía de oído medio o intervenciones asociadas a afecciones de oído interno y vía auditiva.

    • Terapia de reentrenamiento para tinnitus (TRT): Su objetivo es alcanzar un estado en el cual el paciente no sea consciente de la presencia de su acúfeno, excepto cuando focaliza su atención en éste.

    • Adaptación de audífono: Esta indicación está determinada por un objetivo fundamental y prioritario, la amplificación de sonido externo para conseguir la habituación al acúfeno. El uso continuado de los audífonos hacen que el acúfeno deje de ser percibido o reduzca su intensidad.

    • Abordajes psicológicos

    • Otros tratamientos como implantes cocleares o electroestimulación.

Publicado: 14 de Noviembre de 2017 a las 12:31