Publicado: 14 de Noviembre de 2017 a las 12:16

  • Miopía: Se produce cuando la cara anterior del cristalino es demasiado convexa. Los que padecen esta anomalía tienen ojo miope (la imagen se forma por delante de su retina), no ven bien de lejos y necesitan lentes bicóncavas o negativas. 
  • Hipermetropía: Se produce cuando la cara anterior del cristalino es casi plana. Los que padecen esta anomalía tienen ojo hipermétrope (la imagen se forma por detrás de su retina), no ven bien de cerca y necesitan lentes biconvexas o positivas.

  • Astigmatismo: Es una disfunción visual en la que la focalización se produce en planos distintos. Un miope o un hipermétrope tienen su defecto de refracción por igual, en todos los ejes del ojo, mientras que una persona astígmata no; por tanto, verá mal tanto de lejos como de cerca. En personas con ojo emétrope, miope o hipermétrope, la córnea permanece esférica. Sin embargo, en aquellas personas afectadas por astigmatismo no se da esta circunstancia. Suele aparecer unido a miopía o hipermetropía.

  • Presbicia o vista cansada: No es una anomalía refractiva como tal, sino un defecto visual producido por la pérdida de elasticidad del cristalino, disminuyendo así su capacidad de acomodación cuando se llega a una determinada edad. La edad de aparición ronda los 40 años de edad, lo que viene a significar que todos, tarde o temprano seremos présbitas. El présbita advierte a partir de este momento, la imposibilidad de realizar trabajos prolongados en visión próxima.

  • Ambliopía u ojo vago: Se caracteriza por una agudeza visual muy baja de un ojo con respecto al otro y que no mejora con compensación óptica. La ambliopía puede venir asociada a diversos factores: fijación excéntrica, estrabismos y otros trastornos motores. Debido a la diferencia de agudeza visual entre ambos ojos, éstos no colaboran entre si.

  • Estrabismo: Los músculos específicos que controlan cada uno de los movimientos de cada uno de los ojos, denominados músculos extraoculares, reciben de nuestro cerebro directa y simultáneamente ordenes de movimiento, de tal manera que ambos ojos se dirigen de una forma coordinada a un mismo punto o plano del espacio que se desea observar. El estrabismo se manifiesta cuando este sistema mecánico tiene un funcionamiento anómalo. Es decir, cuando por algunas causas concretas los ojos no trabajan de forma armónica y simultánea para dirigirse al mismo tiempo a una determinada acción o a un determinado objeto que se quiera mirar. Su tratamiento dependerá del tipo de estrabismo. En los estáticos, uno de los ojos, llamado dominante, se dirige al objeto deseado del entorno, mientras que el otro se dirige hacia un punto distinto del espacio. Según hacia donde se dirijan los ojos, el estrabismo se divide en:

    • Estrabismo convergente: Tipo más común en niños. El ojo no dominante se desvía hacia dentro.

    • Estrabismo divergente: El ojo no dominante se desvía hacia fuera.

    • Estrabismo vertical: El ojo se desvía hacia arriba o hacia abajo.

    • Estrabismo intermitente: Este estrabismo no está presente todo el tiempo, sin oque aparece en algunas ocasiones

  • Foria: La fusión es el proceso mediante el cual las imágenes formadas en cada ojo se integran en una. Una foria es el estado definitivo de posición de giro de los ojos en visión binocular, cuando no existe la fusión. Existen varios tipos de forias. Ortoforia (los ejes visuales quedan paralelos), exoforia (los ejes quedan girados hacia fuera), endororia o esoforia (ejes girados hacia adentro), hiperforia (desviación vertical de los ojos porque uno sube más que otro), cicloforia (torsión interna o externa de los ojos).

  • Afaquia: Una persona con afaquia es una persona privada de cristalino, ya sea de nacimiento o por intervención quirúrgica de catarata.

  • Catarata: Falta de transparencia parcial o total del cristalino, de su cápsula (donde está metido) o de ambos, puede ser congénita, pero generalmente va asociada a la edad.

  • Daltonismo: Consiste en la confusión de los colores rojo y verde.

  • Acromatopsia: No se percibe ningún color. Poco frecuente.