Publicado: 5 de Abril de 2021

¿Sabías que las imágenes se perciben en tres dimensiones a pesar de que en la retina se forman imágenes bidimensionales planas?


La percepción de la profundidad permite percibir el entorno de forma tridimensional (longitud, anchura y profundidad) y estimar la distancia a la que se sitúa un objeto.

La tercera dimensión de la visión está vinculada a la binoculariedad (visión por ambos ojos). Cada retina presenta imágenes ligeramente diferentes que se fusionan en el cerebro, resultando en una imagen estereoscópica (percibida en tres dimensiones)

Aunque la visión binocular es el factor más estrechamente relacionado con la información visual de profundidad, existen pistas monoculares, especialmente para distancias cercanas, que también nos ofrecen información sobre la estimación de la profundidad. Pueden ser pistas primarias o fisiológicas, como la acomodación y la convergencia, y pistas secundarias adquiridas por la experiencia, como la perspectiva geométrica, la difusión atmosférica, la superposición de imágenes, distribución de luces y sombras, tamaño aparente del objeto y su constancia de tamaño, el gradiente de texturas o el paralaje de movimiento.