El color de los ojos depende del tipo y cantidad de pigmento que tiene el iris. Este pigmento (melanina) es una protección natural para el ojo frente a los rayos ultravioleta.

Entre los procedimientos quirúrgicos que se están utilizando para cambiar el color de los ojos está la INTERVENCIÓN CON LÁSER, que mediante impactos de láser, elimina el pigmento del iris cambiando el color de los ojos, después de varias sesiones. Es posible conseguir que la melanina se desprenda del tejido del iris, pero dicho pigmento no desaparece del interior del ojo y puede obstruir las estructuras que filtran el liquido de su interior y con ello producir una subida de presión intraocular incontrolable (glaucoma) lo que pone en grave riesgo la visión.

Otro procedimiento es el IMPLANTE DE UNA LENTE INTRAOCULAR COSMÉTICA que se coloca en el interior del ojo, delante del iris, ocupando toda la cámara anterior. Esta lente tiene contacto 360 grados con la zona del ojo por donde circula el líquido que hay en su interior (humor acuoso) y produce graves complicaciones, como glaucoma, con daño irreparable.

La conclusión es que si quieres cambiar el color de los ojos, tengas en cuenta que actualmente, EL ÚNICO MEDIO SEGURO ES EL USO DE LENTES DE CONTACTO COSMÉTICAS debidamente adaptadas.