Tener que gritar para ser escuchado, repitiéndose constantemente y compitiendo con el sonido de un televisor con el volumen muy alto, son algunas de las situaciones que experimentan las personas que viven con alguien que padece pérdida auditiva, lo cual puede resultar agotador, frustrante y desalentador.