Publicado: 22 de Septiembre de 2017

1. Controla el volumen de los cascos de música. Es recomendable no sobrepasar el 60% de su nivel máximo.
2. Baja el volumen de la tele o radio. El ruido provoca efectos adversos en la salud y en la conducta, generando problemas de sueño, estrés o irritabilidad entre otros.
3. Evita zonas ruidosas durante un tiempo prolongado. Si empiezas a oír un zumbido o sientes una sensación de hormigueo en los oídos, aléjate de la fuente de sonido....
4. Revisa periódicamente tu audición.
5. Evita infecciones de oído cuidándote cuando sufras catarros, gripes o enfermedades que puedan causar pérdida auditiva.
6. No utilices bastoncillos de algodón que pueden dañar la membrana timpánica y compactar el cerumen, al ser este empujado hacia el interior del conducto auditivo. La mejor forma de limpiar el oído es dejar que desarrolle su proceso natural de limpieza y si sufres de taponamientos de manera recurrente acude al otorrinolaringólogo para que te extraiga el cerumen con el tratamiento más adecuado.
7. No te automediques ni uses gotas auditivas de ningún tipo sin prescripción del especialista.
8. Evitar sumergir los oídos en aguas contaminadas o indebidamente tratadas.